Dimisión de Alberto García Rodríguez

A la atención del Secretario de Organización de Podemos Castilla y León: Braulio Llamero Crespo

 

Pongo en su conocimiento mi dimisión como miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Valladolid.

Seguramente no sepa ni quien soy, pues no ha mostrado nunca su interés por conocer a todos los miembros de este CCM, ni trabajar en común acuerdo con este equipo para alcanzar las metas que tiene Podemos.

Quizás el problema es que es humilde consejero, que entro en Podemos, en la primera reunión del grupo promotor, por allá en febrero del 2014, con toda la ilusión que trasmitía un partido-movimiento, no merecía la atención que requiere el área de RRSS.

Hoy en día, solo veo una estructura rígida y vertical en la que se impone el ver, oir y callar, y simplemente ejecutar ordenes trasmitidas desde Secretarías superiores que ni siquiera tienen el respeto hacia las personas que prestan su tiempo voluntariamente.

Considero que el fascismo se apropia en una institución que tiende a cambiar las reglas de juego sobre la marcha y a anular las garantías democráticas que han de defender a los participantes en esta estructura, y anular el poco trabajo que pudo dar frutos en las asambleas estatales de Vistalegre, donde recordemos, está la dedicación de miles de personas desinteresadas e ilusionadas por empujar en este proyecto.

Es tiempo de cambio y que otras personas quiera hacerse cargo de este consejo y tratar de salvar este proyecto a la deriva. Sabemos que la renovación es en breve, y creo que dicho proceso ya se debería haber puesto en marcha, o al menos deberíamos haber empezado a reunirnos para tratar de organizarnos.

La desinformación en los canales autonómicos es absoluta, y aun sabiendo que tenemos “bula” para mantenernos en este consejo hasta el nuevo CCM a pesar de la duplicidad de cargos de 2 de sus miembros, decidimos que es mejor que un órgano neutral se encargue del futuro proceso de primarias, un equipo que además no esté afecto por la desilusión en este proyecto, que ya no lo veo como tal sino como un partido más en el que ya sobresalen casos de casta y de redes clientelares que tanto criticábamos los que aquí comenzamos.

Un saludo

Alberto García Rodríguez

En Valladolid a 22 de septiembre de 2017