Dimisión de Lidón Martínez Navarro

A la atención del Secretario de Organización de Podemos Castilla y León: Braulio Llamero Crespo

 

Hoy 22 de septiembre de 2017 y casi tres años después de haber sido elegida como consejera del Consejo ciudadano municipal de Podemos Valladolid (CCM), presento mi DIMISIÓN.

Voy a ahorrarme la introducción, diré que para mí ha sido algo “monumental” el haber participado en esto, en ayudar a crear un partido y en situarlo con capacidad de gobierno en nuestro país, en nuestra CA. Mi agradecimiento para siempre a Dani, cuyo liderazgo y capacidad me ha parecido siempre necio que se haya despreciado y desperdiciado.

Y también me ha resultado monumental conocer a tantas personas buenas y diferentes que además saben trabajar en muchas acciones valiosas. Juntos en el CCM hemos hecho de todo, pegar carteles, organizar charlas, hacer turnos en la sede para hablar con la gente (la hemos mantenida limpia y con documentación y prensa), reuniones para tomar decisiones (redactar las actas y subirlas a la web,…) y enviado correos a inscritos y telegrams, montado acciones en la calle, con su despliegue logístico, promovido debates para escuchar a la gente en la sede, en la calle.

Colaborado en los actos del partido promovidos desde Madrid, trabajado en elecciones por candidatos que luego no quisieron saber nada de nosotros en cuanto llegaron al poder. Trabajado en elecciones por candidatos que no nos gustaban porque nadie antes nos preguntó nunca si nos gustaban.

Acudido manifestaciones con megáfonos, con entusiasmo, a reuniones con colectivos reivindicativos en Valladolid para intentar ir en conjunto. Hemos invitado a colectivos de trabajadores en lucha, a colectivos reivindicando para conocer de primera manos sus luchas.

Hemos alimentado el facebook y la web. Hemos inscrito a personas que no sabían cómo hacerlo, hemos atendido, gracias a una magnífica colaboración de una profesional, a personas en situaciones vitales muy duras. Hemos aparecido en prensa y radio…

Todo esto no lo hemos hecho perfecto, sobra decirlo, ha habido diferencias, errores, ausencias, desencuentros y hemos aprendido sobre la marcha de política y de grupos humanos diferentes que persiguen un mismo fin de una manera honesta.

Pero no quiero que esto parezca un panegírico. Es una relación de tres años trabajando duro con cansancio (físico también), porque simultáneamente a este trabajo hemos gestionado un rechazo a veces explícito y manifiesto, otras sibilinamente retorcido, hacia nuestras acciones por parte de muchos frentes vinculados a PODEMOS, que nunca han manifestado ningún apoyo, SINCERO al menos, a lo que hacíamos. Allá cada cual, responsable de sus propios actos. Yo de los nuestros, de todas las horas, de todos los pensamientos, de todas las lágrimas, de todas las risas, de todos los abrazos, de todos los pequeños logros me siento satisfecha. Nunca pensé que fuéramos a cambiar el mundo y que en nuestro partido no fuera a haber, como en todas partes, personas deshonestas y desleales.

Así ha sido. Por mi parte seguiré protestando, denunciando deslealtades e injusticias, contribuyendo a movilizar, sensibilizar, CAMBIAR, modestas contribuciones de personas normales.

 

Lidón Martínez Navarro

 

En Valladolid a 22 de septiembre de 2017