Menú

2014 11 18 – Íñigo Errejón en Valladolid

Más de 600 personas abarrotaron el 18 de noviembre, el auditorio de la Feria de Muestras de Valladolid, entusiasmadas por la visita de Íñigo Errejón.

De hecho, fue una pena que cerca de 150 asistentes se quedaran sin poder entrar, por estrictos motivos de seguridad, responsabilidad civil y prohibición expresa de la gerencia del auditorio de superar ni en una sola persona el aforo permitido. Aun así, pedimos disculpas y agradecemos la comprensión.

Ya desde las seis de la tarde empezaron a entrar las primeras personas, a las que se les dio una entrada verde para controlar precisamente el aforo. Algunos se iban arremolinando en la entrada, otros tomaban ya asiento, mientras muchos periodistas de medios nacionales y locales tomaban posiciones para las declaraciones que el recién nombrado responsable de la secretaría política de Podemos, Iñigo Errejón, iba a dar antes de comenzar su intervención.

Estamos elaborando con los mejores expertos y la gente un programa de emergencia popular”, soltó el entrevistado a los medios. Y tras varias preguntas subió las escaleras con el resto de la gente y se encaminó hacia el escenario atravesando una sala rebosante de gente aplaudiendo, sonriendo y cantando el ya famoso “¡sí se puede!”.

Pablo Fernández, miembro electo del Consejo ciudadano, e integrante del círculo de León, Charo Chávez, miembro de Podemos Valladolid, y Daniel García, uno de los portavoces de Podemos Valladolid, esperaban a Errejón en la mesa.

Muy clara y directa la presentación de Charo afirmando que “no hay vida digna sin trabajo digno ni servicios públicos dignos, pero tampoco hay democracia”. Excelente la intervención de Pablo hablando, entre otras cosas, de la urgencia por recuperar nuestras vidas y la palabra, “que no las han robado”. Original y contundente el discurso de Daniel pidiendo la participación de los asistentes y afirmando que en Valladolid hay un pueblo entero deseando sonreír y para eso hay que echar al inquilino de la plaza mayor.

Entonces, entre aplausos apenas interrumpidos por ovaciones, se levantó Errejón y comenzó a hablar. Durante casi una hora el público disfrutamos entregadísimos y emocionados de una intervención fluida, sencilla, honda y cargada de sentido. Si la palabra tiene poder, si la palabra puede cambiar el mundo, como afirman los poetas, ayer nosotros fuimos partícipes de esa transfiguración.

Fue, en definitiva, un momento importantísimo para la ciudad y la región, un rato en el que sentimos la fuerza de estar unidos y ser pueblo, ser gente.

Deja un comentario

Su correo no será publicado

Nombre *
Correo electrónico *
Web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies